Alianzas no sanctas

Alianzas no sanctas

Por Cristina Plazas Michelsen

Gustavo Petro, líder del Pacto Histórico, hasta ahora es el candidato más fuerte en la contienda electoral para la presidencia. Cada semana lo vemos en la plaza pública proclamándose como el Mesías; además se cree el dueño de la moral.

Se ha afirmado que el Pacto Histórico surgió para salvar al país de la clase política “clientelista y corrupta”. Por esto, sorprenden las decisiones que ha tomado en los últimos meses evidenciando que, contrario a lo que pregona, está pescando adeptos de todas las tendencias, sin importar su historial, con tal de ganar.

En Cartagena, por ejemplo, estuvo con personas cercanas a la senadora Daira Galvis, exabogada de la Gata e investigada por para-política, al exsenador y condenado Javier Cáceres y al polémico empresario Alfonso Hilsaca. Uno de ellos es Wilson Toncel, consuegro de Cáceres, muy cercano a la excandidata a la alcaldía de Cartagena Yolanda Wong, investigada por presuntos nexos con Emilio Tapia.

En el Cesar, según la Silla Vacía, se reunió con políticos y empresarios en el Club Valledupar; entre ellos, los excongresistas condenados por corrupción Ricardo Chajín y Lázaro Calderón. El mismo portal también dio a conocer que el presidente del Polo, Alexander López, otro de los alfiles de Petro, dialogó con Luis Pérez, exgobernador de Antioquia. El encuentro lo organizó el excongresista Heriberto Escobar del partido PIN, que dirigían los condenados Juan Carlos Martínez y Luis Alberto Gil.

Así mismo, en el Atlántico, el líder del Pacto Histórico está siendo apoyado por el exalcalde de Barranquilla, Bernardo Hoyos, condenado por corrupción. Otro ejemplo es su afán de congregar a los del Partido Verde a través de uno de sus máximos escuderos, el congresista León Fredy Muñoz, investigado por la Corte Suprema por narcotráfico. Y qué decir del apoyo de Piedad Córdoba; a quien hemos visto gritando arengas a favor de las FARC; mientras que asesinaban, violaban, reclutaban y secuestraban.

Adicionalmente, se reveló esta semana la aspiración al senado por el Pacto Histórico de la excongresista Sandra Villadiego, esposa de Miguel Ángel Rangel, exrepresentante condenado por parapolítica. Y bueno, ni hablar de Armando Benedetti, Roy Barreras, Gustavo Bolívar y Luis Fernando Velasco… la opinión pública ya conoce cada una de sus investigaciones.
No puedo terminar sin resaltar el apoyo del partido de las FARC. Bienvenidos a la política, siempre y cuando paguen por los crímenes de lesa humanidad. En el Pacto Histórico son varios los que han rechazado estas alianzas y han expresado públicamente su desacuerdo. Pensar que esto hasta ahora comienza… Pareciera que, al dueño de la moral se le olvidó lo dicho tantas veces por Antanas Mockus: NO TODO VALE.