Se aclara vigencia de las normativas que regulan la exención de renta

Se aclara vigencia de las normativas que regulan la exención de renta

Todavía se encuentra en proceso de regulación y reglamentación las modificaciones adoptadas por laLey de Inversión Social para que los ciudadanos dedicados a las industrias creativas y culturales accedan a la exención de renta. Mientras surte trámite, el Ministerio de Cultura aclara que las empresas que se hayan registrado o estén adelantando el registro para acceder a este beneficio tributario de renta exenta durante el año 2021, deberán cumplir con los requisitos que se establecen en el Decreto 286 de 2020.

Esta precisión se basa en el concepto que emitió la DIAN, el pasado 22 de octubre, en donde informa acerca de la vigencia del Decreto 286 de 2020, relacionado con la postulación al incentivo de exención de la renta que ofrece el Gobierno Nacional, y que se extiende hasta finales de este año. “Las anteriores modificaciones hacen que se trate una exención diferente a la establecida en el artículo 235-2 del Estatuto Tributario, modificado por el artículo 91 de la Ley 2010 de 2019, para las empresas de economía naranja y, en consecuencia, la reglamentación que hiciera el Gobierno Nacional sobre este numeral mediante el Decreto 286 de 2020 presentará decaimiento al finalizar el año gravable 2021“, señala el documento de la DIAN.

El Gobierno Nacional avanza con los respectivos ajustes a nivel reglamentario de la Ley de Inversión de Social (Ley 2155 de 2021), los cuales aplicarán a partir del 1° de enero del año 2022. En este sentido, los interesados en acceder al beneficio señalado en el Decreto 286 de 2020, deben tener en cuenta que las decisiones que tome la Administración deberán quedar en firme antes del 31 de diciembre del año en curso.

Una de las apuestas de la Ley de Inversión Social para promover las actividades culturales y la Economía Naranja en el país es la ampliación del plazo, hasta junio de 2022, para acceder al beneficio de la renta exenta. Asimismo, la eliminación del requisito de inversión para que las industrias creativas y culturales tengan mayor facilidad para beneficiarse de este incentivo tributario.